Proverbios Ilustrados (pr28:1)

Huye el malvado sin que nadie lo persiga


 El Impio sin que nadie lo persiga

Huye el malvado sin que nadie lo persiga,
pero el justo está confiado como un león.

Proverbios 28:1

En muchas ocasiones podemos reprimir nuestros pensamientos pero no siempre podemosdominar nuestra conciencia.  La conciencia guarda el registro de todo lo que hacemos y automáticamente calcula el costo de nuestros hechos.  Para bien o para mal la conciencia siempre estará ahí para guiarnos, para advertirnos, para prevenir el peligro; pero en el caso del malvado la conciencia será una carga que lo mantendrá inevitablemente en un estado de temor constante, de inseguridad, de inestabilidad por motivo de su estilo de vida.


Logo lpi worpress 55

 

Deja un comentario